El Covid-19 llegó como un difícil reto que ha enfrentado a las empresas familiares, a la necesidad de replantear objetivos y de flexibilizarse.

El escenario Covid-19 ha llevado a las empresas familiares a enfrentar distintos tipos de desafíos, algunos de los principales y a la vez de los mejores aciertos será establecer un sistema de gobierno familiar, contar con una gestión de riesgos apropiada, diversificar incursionando en ámbitos distintos a los planteados en sus objetivos, haciendo uso de las herramientas y equipo de trabajo y gestión del talento con el que ya cuenta.

En este sentido y buscando que las empresas familiares puedan trascender a las futuras generaciones de manera sólida y organizada, CAINCO ha implementado el Servicio de Consultoría para Empresas Familiares, con el fin de brindar un espacio de análisis, reflexión y comunicación entre la empresa, la familia y la propiedad, proporcionando herramientas que están a la vanguardia para la dirección y gestión de sus negocios e identificando la vía correcta de fortalecer las relaciones familiares y dirigir la compañía de manera profesional, con miras a su crecimiento sostenible y a su trascendencia hacia las siguientes generaciones.

La importancia de las empresas familiares en la economía global es indudable, representan más de dos tercios del total de las empresas y entre el 50% y 80% del empleo en muchos países. Esta situación no es ajena a nuestro país, contando con un importante porcentaje de empresas que constituyen nuestra malla empresarial, además, que, de acuerdo con estadísticas mundiales de tendencia, el 85% de las empresas “start-up” son establecidas con dinero de la familia.

Para que la empresa familiar se convierta en un legado que perdure en el tiempo, de generación en generación, sus miembros deben mantener una estrecha comunicación y cooperación intergeneracional, y profesionalizar su gestión.

Riesgos que enfrenta la empresa familiar al no contar con un Protocolo Familiar  

Si no hay unidad familiar, compromiso y voluntad de seguir juntos en el proyecto empresarial de la familia, la empresa familiar no funcionará. En las empresas familiares conviven tres sistemas: el familiar y la empresa y el patrimonio y es imprescindible encontrar el equilibrio entre estos, porque de lo contrario, la empresa familiar estará condenada al fracaso.

Es esencial cuidar las relaciones personales intrafamiliares y dar la adecuada importancia al sistema familiar. Cuidar de la familia y de sus miembros es una forma de garantizar la sostenibilidad de la empresa familiar.

Una herramienta que ayuda a este cometido es el protocolo familiar, que es el documento en el que una familia empresaria por medio del consenso pone por escrito las reglas por las que se va a regir la relación entre la familia, la empresa y la propiedad.

Cuando se habla de sucesión de la empresa familiar se está pensando en el supuesto de fallecimiento o impedimento por motivos de fuerza mayor de los socios gestores de la misma, pero también del momento en que estos se retiran de la primera línea del negocio. Ante supuestos como los mencionados se ciernen una serie de dificultades como ser: vacíos de poder o luchas por el mismo, ruptura de equilibrios entre socios, fraccionamiento del capital social que vuelva ingobernable la empresa, etc. Falta de preparación de las nuevas generaciones para asumir la gestión: ¿están formados?, ¿tienen experiencia interna y externa?, ¿tienen vocación?

Problemáticas legales, tributarias relacionadas con la transmisión de las participaciones

Es así que los objetivos del Servicio de Consultoría para Empresas Familiares de CAINCO consiste en :

  • Asesorar en cuanto al Protocolo Familiar.
  • Profesionalizar la dirección y gestión de la empresa familiar.
  • Elevar la competitividad de las empresas familiares.
  • Disminuir los conflictos internos propios de la dinámica de las empresas familiares.
  • Procurar dotar de una visión familiar a futuro compartida (Proyecto Empresarial Común que permita fortalecer los lazos familiares).
  • Mejorar la cultura familiar.
  • Gestionar el proceso de sucesión dentro de las empresas.
  • Generar acuerdos consensuados en cuanto a comportamientos dentro de la empresa para generar mayor valor a la cultura organizacional y contribuir con el desarrollo y continuidad de la familia empresaria.
Espacio publicitario