Categorías

Volver

El Doble Aguinaldo no incentiva la productividad

CAINCO señaló que la declaración de que el segundo aguinaldo estaría asegurado diluye el incentivo de aumentar la productividad laboral. También incrementaría el déficit fiscal.

Nota de Prensa     04-05-2018

La Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO), señaló que uno de los efectos de asegurar el pago del Doble Aguinaldo para este año, va en contraposición al objetivo del mismo, pues en vez de alentar la productividad del trabajador la desincentiva.

Jorge Arias, presidente de esta entidad empresarial, señaló que en el actual contexto económico el pago de esta carga laboral da señales claras de que esta política no es la más adecuada para el país. “Esta medida no incentiva la productividad. Se supone que con la misma existiría el aliciente para que los trabajadores puedan producir más y percibir este ingreso adicional. Sin embargo, la masa de trabajadores es tan amplia que el incentivo se diluye y no existe ningún estímulo para subir la productividad laboral”, aseveró. Esto se agrava porque con la declaración prematura de que se pagaría este año, se frena cualquier incentivo para aumentar la producción por parte de los trabajadores.

Por otra parte, con esta medida se establece una política que castiga a las empresas que tienen dificultades y a instituciones sin fines de lucro. Este aguinaldo lo deben dar todos los empleadores, independientemente de su situación económica, lo cual golpea a aquellas que con serias dificultades han mantenido sus ingresos, y más aún a las que registraron caídas. La falta de reconocimiento de la pluralidad y diversidad del tejido empresarial hace que empresas y aún instituciones sin fines de lucro, tengan que erogar un monto adicional sin tomar en cuenta los aumentos reales de las ventas o ingresos que hayan experimentado.

Como consecuencia esta norma complica el flujo de caja de todas las instituciones. Con esta medida, todas las entidades que contratan trabajadores, ya sean privadas, públicas o sin fines de lucro, deben presupuestar un flujo de caja equivalente a tres meses de salarios en un periodo corto de 30 días. Esta situación no va en línea con el flujo de ingresos de la mayoría de las empresas, con el patrón estacional de las recaudaciones fiscales y los ingresos de instituciones sin fines de lucro. Por tanto, es desacertada porque tensiona innecesariamente la liquidez de las entidades de todo el país.

Finalmente, es una medida que implica mayor vulnerabilidad a nivel fiscal. Este aguinaldo implica un egreso superior a Bs 2.000 millones para el Estado, lo cual acrecentaría el déficit fiscal en torno a un punto porcentual del PIB, generando un impacto negativo cuando la situación fiscal de estos últimos años ha sido frágil. Además, esto se reflejaría en un mayor déficit externo.

“Señalamos estos puntos con el objetivo que el Gobierno nacional pueda reflexionar sobre la política laboral. De no hacerlo, podríamos lamentar la disminución de la productividad, una mayor complicación en empresas que ya tienen dificultades, que se tensiones el flujo de caja en todo el país y que la situación macroeconómica se torne más vulnerable”, concluyó Arias.