Categorías

Volver

Conformación de Empresas Sociales genera una fuerte preocupación en sector privado

Jorge Arias, presidente de CAINCO, manifestó su profunda preocupación porque el proyecto de Ley de Creación de Empresas Sociales en la práctica implicará perjuicios para el país en su conjunto.

Nota de Prensa     16-05-2017

El 11 de mayo del presente, la Cámara de Diputados de la Asamblea Legislativa Plurinacional recibió el Proyecto de Ley de Creación de Empresas Sociales, que intenta legislar el artículo 54 de la Constitución Política del Estado, que señala “Las trabajadoras y los trabajadores, en defensa de sus fuentes de trabajo y en resguardo del interés social podrán, de acuerdo con la ley, reactivar y reorganizar empresas en proceso de quiebra, concurso o liquidación, cerradas o abandonadas de forma injustificada, y conformarán empresas comunitarias o sociales. El Estado podrá coadyuvar a la acción de las trabajadoras y los trabajadores.”

Al respecto, Jorge Arias, presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz - CAINCO, manifestó su preocupación con relación al procedimiento para la constitución de Empresas Sociales planteado en el Proyecto de Ley de referencia, toda vez que el mismo vulnera el derecho a la defensa, el debido proceso, la propiedad privada y la seguridad jurídica tanto del empleador como la de acreedores no laborales.

La manifestación de la voluntad del empleador de finalizar relaciones labores no debería ser interpretada ni presumida como cierre o abandono injustificado de una empresa privada, teniendo en cuenta la libertad de las partes de poder negociar la salida de trabajadores de la empresa ante un desequilibrio económico, con la finalidad de proteger las unidades económicas del país y de evitar continuar incrementado mayores acreencias para la empresa.

De igual manera, creemos que el incumplimiento en el pago de (3) tres meses continuos de las obligaciones pecuniarias por parte del empleador, la suspensión o disminución paulatina de las actividades productivas, no debería ser considerado un abandono injustificado de la empresa y causal de la constitución de una empresa social por parte de los trabajadores, debido a que el ciclo económico de las unidades productivas y de los sectores de la economía son variables y discontinuos.

La propuesta planteada va en contra de los principios de la economía, la seguridad jurídica, y desincentivaría las inversiones privadas en nuestro país, más aún en una etapa de desaceleración económica en la cual la mayoría de empresas disminuirán sus actividades con lo cual medida afectaría notablemente el desarrollo empresarial.

Este proyecto contiene medidas desproporcionales y discriminatorias, toda vez se aplica únicamente para unidades productivas del sector privado. Asimismo, establece que las empresas sociales puedan incumplir el pago de obligaciones mayores al valor del activo recibido, recayendo tales obligaciones sobre el empleador, inclusive con la totalidad de sus bienes personales, desconociendo de esta manera los tipos societarios limitados a los aportes sociales que establece nuestra legislación comercial.

Malas experiencias
Una clara muestra de medidas de este tipo es la experiencia del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB), que al final del proceso de declinación fue transferido a los trabajadores, pero les fue imposible remontar las operaciones de la que una vez fue línea bandera nacional, dado el monto requerido de inversión en capital de operaciones.

Otro ejemplo pertinente es AMETEX que, a diferencia del LAB, la propiedad fue transferida al Estado con la razón social de ENATEX luego de varios años en los cuales la empresa atravesó dificultades económicas por cierre de mercados.

Desafortunadamente, los problemas que aquejaron a la empresa desde inicios de siglo impidieron que continúe operando y hoy es una empresa “que no se consolidó”, según la segunda edición del libro “Las empresas públicas en el nuevo modelo económico boliviano”.

A nivel internacional, algunas empresas que fueron expropiadas por los trabajadores en Argentina implicaron sólo un alivio temporal para ellos, pero problemas en el mediano plazo. La antigüedad u obsolescencia tecnológica de la maquinaria ha impedido crecer a algunas de estas empresas y su continuidad ha estado en cierta forma condicionada a programas de apoyo estatal con fondos públicos, según detallan las fuentes noticiosas al respecto.