Categorías

Volver

CAINCO propone medidas para paliar efectos del incremento salarial

El presidente de CAINCO, Jorge Arias, dijo que para paliar los efectos del incremento salarial se deben liberar las exportaciones, abrogar el doble aguinaldo, revisar la ley de inversiones para genere incentivos de forma efectiva, entre otros puntos.

Nota de Prensa     28-04-2017

El titular de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (CAINCO), Jorge Arias Lazcano, señaló que para paliar en algo los efectos negativos del incremento salarial del 7% al haber básico y del 10,8% al Salario Mínimo Nacional se deben de tomar medidas para reactivar la economía nacional. Entre ellas señaló la necesidad de la liberación plena de exportaciones, tomando en cuenta que la producción de muchos de los alimentos que produce Bolivia cubre la demanda nacional y tienen excedentes.

Por otra parte, indicó que se debe tomar en cuenta la abrogación del Decreto Supremo que permite el Doble Aguinaldo, tomando en cuenta que si este se da, se convertiría en un factor que agravaría aún más la situación del empresariado.

Se igual manera Arias se refirió a la Ley de Inversiones, señalando que se deben hacer revisiones a la misma para que se ponga en vigencia y permita realmente atraer inversiones, en base a las mesas de trabajo que se desarrollaron entre el sector público y privado y de las cuáles no se han visto resultados, enfatizó el dirigente.

Otros puntos que puntualizó para paliar los efectos de la medida salarial fueron la realización de una Reingeniería urgente del sector público para facilitar en tiempo y en costos los trámites de operaciones de las empresas, así como alivianar la carga tributaria y la coerción impositiva para el sector formal.

PUNTOS A RESALTAR DE LA MEDIDA

• No tomó en cuenta al sector empresarial que es el más afectado por el alza de salarios, contraviniendo los convenios 117 y 144 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) donde participan empleadores, empleados y gobierno.

• No es coincidente con la situación actual del país. Si tomamos a Bolivia como una empresa, el valor de las ventas de todo el país o PIB nominal aumentó 2,4%, que muestra la desproporción entre el incremento salarial pactado y el alza de las ventas.

• Está muy por encima del alza efectiva de los precios al consumidor. Aunque la inflación medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) terminó en 4%, un indicador más importante es la inflación subyacente que excluye los 10 productos más variables. Ésta inflación terminó en 2,4% y ratifica que el incremento salarial que se fijó en 7% es desmesurado.

• Este incremento se plasmará en aumentos de la informalidad y desempleo. Un estudio reciente y riguroso de cuatro profesionales bolivianos, muestran que las alzas exageradas del salario mínimo desde 2011 se habrían plasmado en mayor desempleo y en el paso a la informalidad. En efecto, el estudio difundido a inicios de este año que titula “Evidencia del impacto del salario mínimo en los resultados del mercado laboral: El caso de Bolivia” de Marcelo Claure, Alejandra Leyton, Christian Valencia y Vannesa Sánchez para el Centro de Investigación para el Desarrollo Internacional, muestra que el alza salarial en Bolivia se plasmó en mayor probabilidad de desempleo y lo propio en informalidad.

• Reduce la posibilidad de incrementar la inversión y el crecimiento. Por ejemplo, en el caso del sector público el incremento actual implicaría un costo adicional de más de 250 millones de dólares, monto que en lugar de invertirse en proyectos productivos se destinarían a salarios. Sumando lo que erogaría el sector privado formal, el efecto total en menos inversión podría fluctuar entre los 700 y 900 millones de dólares.

• Un detalle importante es que el alza desmesurada del Salario Mínimo Nacional (SMN) incrementa los costos laborales complementarios. En efecto, el SMN sirve para el cálculo de los bonos de natalidad, lactancia, sepelio y antigüedad. Por ejemplo, los costos asociados al nacimiento del hijo de un trabajador (o su cónyuge) implicará Bs36 mil por niño. Estos costos no son menores puesto que según la encuesta más reciente de 2015, el 11% de los trabajadores formales recibieron subsidio de natalidad (equivalente a 1 SMN) y 7% de lactancia (12SMN). Cálculos generales muestran que el aumento del costo por ambos conceptos podría rondar los 150 millones de dólares para las empresas formales.