Foro Empresarial CELAC – UE
Se debe fortalecer el comercio abierto para contrarrestar al proteccionismo

En evento permitió señalar la preocupación del sector empresarial por el giro al proteccionismo y los cambios económicos y políticos internacionales. Asimismo, se reafirmó su rol en la generación de mayor actividad económica, empleo y de proveer recursos externos a los países Latinoamericanos.

En Ciudad de México, el Foro Empresarial CELAC – UE, organizado por la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz – Bolivia (CAINCO), en sus conclusiones resaltó la preocupación por los cambios en los planos económico, político y social que se están observando a nivel internacional y en Latinoamérica, dando un giro hacia el proteccionismo, debilitando el sistema de comercio multilateral.
Este foro realizado el 12 de octubre, contó con el apoyo de Eurochambres, Promexico, la Asociación de Industriales Latinoamericanos (AILA) y la Asociación Iberoamericana de Comercio (AICO). En el mismo también se planteó que la Unión Europea y Latinoamérica deben asumir el liderazgo para un comercio abierto, justo e inclusivo a nivel bi-regional y global.
Daniel Velasco, gerente general de CAINCO, dijo que uno de los temas importantes para fortalecer este comercio abierto es mejorar la productividad, y para ello es fundamental la asociatividad, tanto en América Latina como en Europa, para fortalecer la institucionalidad de apoyo a las empresas.
Por su parte, tanto Eurochambres como los representantes de la Comisión Europea, consideraron que este Foro es un ejercicio de diplomacia económica, donde el sector privado expresó sus preocupaciones y necesidades y establecer acciones estratégicas para responder a las mismas.
Durante el desarrollo del mismo se reiteró que el sector privado tiene un rol crucial en la generación de mayor actividad económica, empleo y de proveer recursos externos a los países. Para que este rol tenga un efecto pleno y beneficioso en las economías de Latinoamérica y Europa, son fundamentales pilares tales como adecuada institucionalidad, seguridad jurídica, la libertad de emprender y el comercio mutuamente beneficioso, además de los requisitos indispensables de estabilidad económica, política y social, elementos sin los cuales resulta imposible la eficaz creación de empresas, oportunidades y empleos
La cita empresarial indicó que, para el seguimiento de las propuestas desarrolladas entre las entidades públicas y las que agrupan a los emprendedores de ambas regiones, es esencial tener un mecanismo institucional que pueda dar continuidad al partenariado estratégico entre ambas regiones. En este sentido, la creación de un grupo de trabajo, que esté compuesto por el sector privado, el sector público y otros posibles actores, sería altamente recomendable en el corto plazo. Esta instancia debería no sólo establecer un plan de acción, sino velar por la implementación de las medidas pertinentes adoptadas por ambas regiones.

Líneas de Acción
a. Oportunidades de negocios y acuerdos comerciales:
o Para el sector privado de ambas de Latinoamérica y Europa, es primordial que se use todo el potencial de las relaciones comerciales bi-regionales considerando debidamente las necesidades de ambas partes. En este sentido, instamos la conclusión de las negociaciones de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Mercosur y de la modernización del TLC con México para finales de este año, y que éstos correspondan y sean compatibles con los TLC más ambiciosos ya concluidos por ambas regiones,
o También es necesario prever la modernización del TLC con Chile lo antes posible; y que ambas regiones pongan mayor énfasis en la implementación de los acuerdos ya existentes mediante una mayor diseminación de información práctica a las Mipymes y mayor apoyo en la capacitación de las empresas para que puedan aprovechar mejor los beneficios de los tratados.


b. Partenariado o asociación para la productividad:
o El aumento de productividad es un desafío común para ambas regiones. Para América Latina implica continuar construyendo los requisitos básicos de competitividad, entre ellos la institucionalidad, y promover la eficiencia en sus mercados, mientras que, para ambos, la innovación y sofisticación de negocios son prioritarios.
o Esto se hace más evidente en el campo de la educación, en un entorno en el cual las profesiones y ocupaciones están cambiando rápidamente y requieren habilidades en lugar de sólo certificaciones académicas. Los sistemas de educación latinoamericanos pueden beneficiarse de las buenas prácticas europeas, para crear una masa crítica de emprendedores y empleados que podrían formarse posteriormente en los centros académicos europeos, a los cuales contribuirían con sus investigaciones durante su formación.


c. Clima de negocios y desarrollo de las Mipymes:
o Actualmente existen diversas iniciativas de apoyo nacional e internacional a las Mipymes en América Latina, que se esfuerzan para promover las operaciones de estas firmas. No obstante, estos esfuerzos son todavía aislados y requieren articulación, aspecto que sí se evidencia en el caso europeo. Por tanto, exhortamos que los gobiernos latinoamericanos puedan generar estos espacios e instituciones para la conjunción de esfuerzos tal como se evidencia en Europa.
o Otra de las trabas importantes para el emprendimiento, especialmente de las más pequeñas unidades, es el alto costo de apertura y operaciones de negocios que son impuestos por los sistemas burocráticos en los países. La profundización de los servicios de gobierno electrónico es imperativa en aras de la eficiencia.


d. Fortalecimiento de la innovación:
o Ambas economías necesitan transitar más ágilmente hacia a un sistema basado en el conocimiento y de la innovación donde las habilidades de las personas son cada vez más esenciales en una economía digitalizada. Para ello, se necesita trabajar en una integración más cercana e institucionalizada entre la educación y los sistemas de formación y el mundo empresarial. Esto se puede realizar mediante mecanismos de aprendizaje en el medio laboral y los sistemas de “aprender haciendo”. El intercambio de buenas prácticas entre Europa y América Latina tiene que ser un primer paso para enfrentar estos desafíos.
o La necesidad de mejora del ámbito de la innovación en ambas regiones tiene que ir de la mano de una activación plena del esquema de la triple hélice, donde están representadas las empresas, el sector público y el mundo académico, creando así un conjunto que une generadores de ideas e investigación (academia) con aquellos que la emplean (empresas), impulsados por el Estado, beneficiando así significativamente el marco de fomento a la innovación en ambas regiones.

El Foro Empresarial Latinoamérica – Unión Europea se llevó a cabo en Ciudad de México, el jueves 12 de octubre, siguiendo la línea consignada por los Foros previos de Santiago de Chile en 2013 y, principalmente, Bruselas en 2015.